Skip to content

Oración contra la Envidia

Hay muchas personas que pueden considerarse grandes amigos/as y al final terminan hablando a nuestras «espaldas», algo que provoca una traición o simplemente tienen mucha envidia de nosotros. Nuestro padre eterno nos ha enseñado que debemos ser personas que respetemos sobre todas las cosas y amemos al prójimo, si tu te riges en esto y quieres alejarte de las personas dañinas, entonces la oración contra las envidia es una gran opción, pues se encomienda a la sangre divina de Cristo.

cómo alejar envidias

Oración contra envidias a la Sangre de Cristo

Poderosa presencia de Cristo, recurro ante tu divina presencia para que derrames tu sangre bendita para que las envidias desaparezcan de mi vida. En todo este tiempo las personas que se decían ser amigos/as, me han traicionado y sólo hablan mal de mí.

Señor, que tu sangre sea la llave para que esas personas, simplemente callen y no vuelvan a buscarme. Permíteme llevar tus enseñanzas en todo lo que me resta de vida y que no tenga que desgastarme con quienes no valen pena. Aquellos tibios que sólo hablan a nuestras espaldas.

Me entrego y abro el corazón para que derrames tu sagrada sangre en mí, oh padre misericordioso que tu hijo se sacrificó por nosotros, te pido que no permitas que las malas lenguas se apoderen de mí y bendice mis palabras para que mi don de habla, siempre sea elevando plegarias a ti. ¡Amén!

¿Cómo debo rezar para alejar las envidias?

La realidad es que lo primero que debes tener en cuenta es nunca hablar mal de nadie. Dios nos da todo su amor a cada uno/a de nosotros/as y por eso debemos honrarlo aplicando sus enseñanzas. Si sabes de alguien que te está molestando y hablando mal de ti, entonces reza esta oración y siempre pide luz a esa persona.

Lo más recomendable es que esta se convierta en una de esas oraciones del día para que las puedas tener en cuenta y cada que la necesites, puedas orarla.

Imagen de la oración contra envidias

oracion contra las envidias
oración para las malas lenguas.

la oración para las malas lenguas es milagrosa, sólo confía en la palabra del padre, hijo y la gloria del espíritu santo dentro de nuestras vidas. Todo depende de tí y que de ahora en adelante no vuelvan a tocarte las personas negativas.